29 jul. 2013

Empezar a leer y empezar a amar la lectura

Estos últimos días, me ha dado por reflexionar y recordar viejos (y mejores) tiempos. No sé porqué, pero de todos modos he decidido que, al reflexionar, os tenía que traer mi reflexión ya que ésta tiene mucho que ver con literatura. Desgraciadamente, estas dos semanas en las que me encuentro en la playa tenía planeado leer mucho pero, entre el calor y el tiempo (no el atmosférico...) no he leído nada... Pero nada de nada. Aunque espero volver con las pilas cargadas el próximo miércoles, que regresaré a casa. 


Edición que quiero...
Volviendo al tema del que os estaba hablando... 
Yo comencé a leer a los dos o tres años (no recuerdo exactamente cuando) pero cuando aprendí a leer utilicé este don que todos tenemos: hay niños que cuando aprenden a leer solo leen lo que les obligan, pero yo leí porque yo quería leer. Comencé a leer con un clásico bastante reconocido mundialmente y que, al contrario de lo que un gran número de personas piensan, yo opino que es una historia muy bonita y con una moraleja difícil de captar pero muy sabia. Esta historia es la de Peter y Wendy, de James Matthew Barrie (o Peter Pan, como se la conoce generalmente). Creo que no necesita presentación, por lo que iré al grano: yo comencé a leer con esta historia y leí y leí sin cansarme. Entre novelas normales, novelas no oficiales, libros ilustrados, cómics, análisis de la obra, etc he logrado recopilar unos veinticinco libros (y los que estarán perdidos...). La verdad es que nunca me cansé de leer esta novela, de ver sus películas y de disfrutarla, en definitiva. Con esa novela comencé a leer, pero no comencé a amar la lectura... Mi pasión por la lectura comenzó con otra obra... 

La edición en la que lo leí; por cierto,
si alguien me quiere regalar la ilustrada
por Alan Lee que lo haga sin dudarlo.

Esa obra es una trilogía de literatura fantástica mundialmente reconocida y que personalmente admiro e idolatro muchísimo: El Señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien. Es una trilogía que supongo que tampoco necesitará presentación y que quien no se haya molestado en leerla necesita muerte. A mis manos llegó el tomo recopilatorio que os muestro en la imagen, gracias a mi tío-padrino nombrado varias veces con anterioridad, a la tierna edad de seis años. Aunque tardé un total de dos años en leer toda la trilogía y tardaba mucho más tiempo del que tardo en la actualidad en leer una única página, yo disfruté de su lectura muchisísimo. Fue una historia que me apasionó, hizo que su cantidad de personajes fuesen inolvidables e hizo que comenzase mi amor por la lectura. Nunca podré olvidar esta preciosísima trilogía de mis amores. 






Mi edición.

Al terminar de leer esta grandiosa trilogía tuve que seguir leyendo... Y lo hice, pero con una saga que leí con muchísima más rapidez a causa de su literatura algo más light y que amé también con toda mi alma. Sus personajes, su historia y, sobre todo, su ambientación, me hicieron que amara esta historia y que me diese cuenta que ya no podía vivir sin leer. Ésta es la, reconocidísima también, saga de Harry Potter. Con esta saga aprendí que el colegio podría ser algo bueno, y aprendí a blandir la varita. 

Al darme cuenta que no podía parar de leer, después de terminar esta saga, decidí ponerme con una que estaba muy de moda por el momento: Crepúsculo, de Stephanie Meyer. Esta saga de vampiros y hombres lobo un tanto peculiares y que un gran número de personas pertenecientes a la bloggosfera critica negativa e injustamente fue para mí muy, pero que muy bonita. Bien es cierto que El Señor de los Anillos y Harry Potter fueron sagas mucho mejores en mi opinión, yo me considero muy fan (y a mucha honra) de Crepúsculo y su autora. 


Edición que llevo buscando desde
hace mucho tiempo y que espero que
si alguien ve, que me avise. 
Desgraciadamente, por motivos que no recuerdo del todo, después de leer estos libros estuve un año sin leer nada de nada. Pero recuerdo que ese año podría haber sido muchísimo mas feliz si hubiera seguido leyendo... Por supuesto, volví a leer. Pero, ¿a que no sabéis que libros fueron los que me devolvieron mi pasión por leer y, además, los que me hicieron poder estar aquí, administrando este blog y contando esto? Esos fueron los libros de mi queridísima valenciana Laura Gallego y La Historia Interminable, de Michael Ende. Estos libros y sus personajes me hicieron llegar a vosotros y me hicieron, entre otras cosas, volver a no poder parar de leer... 










¡Espero que podáis contarme qué libros os hicieron comenzar a leer y cuáles os hicieron amar la lectura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido lo que acabas de leer? ¿Que te gustaría que pusiera? Opina, sugiere... Todo eso le importa mucho al guardabosques pero siempre con moderación así que primero hay que poner algunas normas:

1. Procura escribir sin faltas de ortografía, con todas las letras y no todo en mayúscula o en minúscula.

2. No insultes, faltes el respeto ni nada por el estilo.

3. No hagas SPAM de ningún tipo de web ni nada por el estilo.

4. Intenta escribir comentarios para abrir un tema o debatir o sugerir o algo así pero no para decir cosas que no tienen nada que ver o tonterías.

Son cuatro simples normas muy fáciles de cumplir así que las cumples o de lo contrario nuestros dos asesinos (Bellatrix Lestrange y Kirtash 'Christian') irán por tí... :D

PD: Si quieres escribir algo mas privado dirigido expresamente para Ruffy o el Guardabosques manda un mail a elbosquedeojasdepapel@gmail.com
Lo de la 'h' es una anécdota que será contada por el final de los tiempos.
¡ESPERAMOS LO PASES BIEN LEYENDO LAS HOJAS DEL BOSQUE!